Google+ Followers

lunes, 8 de diciembre de 2014

EL SOFÁ

Déjame que te cuente...

Deja hablar a un sofá y te contará historias que te sorprenderán. 
Relatará conversaciones que ha escuchado, peleas presenciadas, besos sentidos y los traseros que ha palpado. 

Tumbada en este sofá recién aterrizado de casa de mi madre, regalo de quien fue como un padre, escucho las palabras bordadas en sus cojines y el susurro del reposabrazos. 

No para de hablar, necesita desahogarse. 

Me recuerda las noches que hemos dormido juntos con los pies por fuera, cuidando a una madre enferma, con mi piel y su tela en alerta. 

Rompe a llorar. 

No soportaba la soledad de la casa desde que ella nos dejó. Ya no había hijos sentados, acariciando su mano. Ya no le pisaban con descuido los biznietos para estar a su lado, ni ponía sus pezuñas, Lara, para sentir su tacto. 

El silencio sepulcral había callado a Arguiñano, a La Rueda de la Fortuna, a María Teresa Campos, a Carlos Sobera y a Pasa Palabra. 

Ya no había flores que admirar. 

Me acurruco a su regazo bajo la manta de los buenos recuerdos y calmo su tristeza.

Entonces, me agradece la alegría y el amor con el que le he recibido en este nuevo hogar, ahora su hogar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario